7 de septiembre de 2011

La Comunicación y Punto (Tercera Temporada)

Antes de iniciar esta tercera y última entrega de los "Post Punto Com", conviene que hagamos un sintético resumen. Decíamos ayer...

1.0 Yo te cuento... Y tú te me escuchas. Me descubres y me admiras, tanto, como para salir en mi busca.

2.0 Hablemos... Y hagamos negocios. "Este puede ser el principio de una hermosa amistad." (Casablanca)


Y ahora...

3.0 Creémoslo juntos...
Nuestra Marca, nuestro Producto, nuestra Experiencia, nuestro Futuro...

Lo cierto es que muchos aun no han pasado del 1.0. Pocos logran sacarle todo el partido al 2.0, y muy pocos intuyen la dimensión del 3.0. Volviendo al ya citado ejemplo de Gutemberg y su "máquina de hacer Biblias", el verdadero obstáculo para el progreso de la comunicación digital está en la capacidad de visión y adaptación de las mentes que manejan la nueva tecnología.


En busca de la zona de confort

Es incuestionable. Una vez más la tecnología abre mundos desconocidos, mundos que para ser conquistados exigen un cambio de mentalidad a sus exploradores. Seguro que dentro de no mucho tiempo nos preguntaremos ¿cómo no los vimos? !era tan evidente!

Sin embargo, las cosas no son tan fáciles cuando falta perspectiva, cuando no hay tiempo para pararse a reflexionar o peor aun, cuando ya no se tienen las condiciones ni las ganas de cambiar de mentalidad. Como diría mi amigo Andy, "a un perro viejo le cuesta aprender trucos nuevos", y hoy en día, viejo es...¡lo de ayer!

Cuando apenas el público empezó a sentirse cómodo manejando menús virtuales, las cosas se le complicaban de nuevo una y otra vez, pero por fortuna el vértigo producido por cada nuevo escalón tecnológico se superaba rápidamente y alcanzaban a "tunear" un Mini Cooper al gusto, o lograba hacer una compra virtual en Carrefour. Volvían a sentirse seguros.

Esto del punto cero empezaba a tener su gracia y su utilidad, tanto para el "oferente" como para el "demandante". Además, las estadísticas señalaban que los negocios online se multiplicaban a velocidades astronómicas. Ahora ya prácticamente nadie toma una decisión importante sin pasar antes por la pantalla del ordenador/móvil, ya sea para elegir un restaurante, planear las vacaciones, o ratificar a alguien como "amigo". El mundo 2.0, la "Gran Conversación"se ha impuesto a todo, transformando los átomos en bits y las cualidades en campos de base de datos.


Digerir el nuevo cambio

En general existe un acuerdo tácito para hacer la digestión del segundo plato antes de pasar al postre. Sin duda demasiados cambios en muy poco tiempo. Al menos, eso parecían pensar todos... ¿Todos? ¡No! ...

En un rincón del imperio de la comunicación, algunas pequeñas aldeas reivindican su derecho no sólo a a ser escuchados sino a cambiar las cosas una vez más sin haber hecho aun esa digestión. Exigen participar en la gestión de la Marca, en la definición del Producto, en determinar lo que es y no es coherente con la identidad o incluso cuáles deben ser los mensajes y cómo presentarse en sociedad. Parece que sólo intentan arrebatar las últimas parcelas a los tradicionales gestores del "poder". Curiosamente algunas Marcas (comerciales y personales) aceptan esta versión de lo que significa el 3.0 en busca de un auténtico valor diferencial, pero los resultados confirman que la mayoría de los experimentos de este tipo acaban defraudando a su audiencia, a sí mismas y a sus "stakeholders".

¿A qué nos lleva este nuevo punto? Es difícil saberlo. Seguiremos el criterio de prudencia contable. Parece lo más sensato, sobre todo cuando como diría G. Marx: "Caballeros, la situación es tan confusa que ya no se si soy de los nuestros."


Eduardo Irastorza (C)

6 comentarios:

aurora pintado dijo...

creo que existe un problema de fondo, y es la penetración de la tecnología en la base de la sociedad, mezclado con la mentalidad, por otro lado muy española, de “eso primero tengo que verlo”. es decir, si el responsable de una marca/empresa no ha empezado a experimentar por sí mismo ni las más mínimas posibilidades que le ofrecen los nuevos medios a su alcance como usuario, ni se imagina hasta qué punto puede beneficiarse su proyecto de ellos. aunque hagas el mayor de todos los ejercicios didácticos, seguirá siendo ciencia ficción para él, porque le falta asimilar esa base cultural por sí mismo.

por otro lado, parece que en la mentalidad del director de marketing patrio existe la necesidad de “amortizar el tiro”, que también podemos llamar “ansia” por llegar a más con menos. por eso cuesta tanto que las inversiones se despeguen de los medios convencionales (la tele, esencialmente, aunque las producciones ya no son lo que eran, no obstante me temo que eso no se debe tanto a la emergencia de los new media como a la coyuntura actual) y se deriven a probar nuevos horizontes comunicacionales.

no lo ven, eduardo. es cierto, no lo ven. pero es porque primero ni lo atisban en sus propias vidas. así, ¿cómo van a poder ofrecérselo a los demás? ¿cómo empezar a aplicarlo a sus marcas?

propongo “campos de internamiento” tecnológicos, retiros espirituales donde jefes de marketing y responsables estratégicos puedan sumergirse y empezar a experimentar por sí mismos, de manera intuitiva, directa e individual con dispositivos, canales y redes. tal vez contando con la guía de expertos... y cuando lo hayan vivido e interiorizado, cuando hayan visto toda su potencialidad, seguramente podamos empezar una nueva conversación...

un saludo, eduardo.

aurora

pd: enhorabuena por el blog, me lo comentó ayer en la comida mercedes othon y ya te he añadido a mi lector de feeds.

Eduardo Irastorza dijo...

Hola Aurora. He de reconocer que tu comentario me parece sólido y muy bien estructurado, aunque debo señalar que hay una ligera diferencia entre un "campo de internamiento" y un retiro espiritual. Pero bueno, eso son matices.

Recuerdo que John F. Kennedy dijo en 1960 que "era preciso que ganar la batalla de los corazones y las mentes" y ocho años más tarde, su contrincante de entonces, Richard M. Nixon le explicó a su Secretario de Estado, Kissinger como veía esa cuestión: " Mira Henry, agárrales por los cojones y tendrás también sus corazones y sus mentes." ¿Qué es más efectivo? ¿Qué es más noble?. Ya me dirás...

Gracias, y feliz curso a los muchachos.

aurora pintado dijo...

jajajajaja, los que no se decidan a dar el salto a tiempo estarán "agarrados por los cojones" de la realidad cuando vengan otros que ya sepan hacer el triple mortal. a ver qué tal reacciona el panorama editorial español, y sobre todo nuestras "librerías online" (entiéndanse las comillas como la ironía que representan) con el libro electrónico cuando amazon desembarque en españa de una vez por todas... estaremos en primera fila con un gran bol de palomitas disfrutando del espectáculo. imagina: ¿la plataforma kindle funcionando en españa con precios competitivos y los procesos de descarga más sencillos?

creo que es el acontecimiento del año. y el que viene, cuando llegue netflix, ni te cuento. accesibilidad, competitividad y diálogo constante con el consumidor para saber cómo quiere/necesita usar sus productos de ocio. llegan nuevos paradigmas. y a pesar de las voces oscuras que tildan al usuario local de muchas cosas feas, tengo fe y creo que pueden funcionar, porque están hechos desde las necesidades del consumidor, no desde el proveedor.

transmito tus saludos. un abrazo.

Jaime dijo...

Sobre lo de Amazon... será muy interesante ver cómo evolucionan con la venta de libros una vez que se topen con las leyes españolas que impiden hacer descuentos y protegen al sector editorial. Yo les deseo lo mejor porque creo que es una empresa ejemplar, pero como bien comentáis "Spain is different"

aurora pintado dijo...

cierto, pero ¿qué pasa cuando amazon se convierte también en editor? y además, un editor que configura su catálogo a base de escuchar y escuchar al lector...

http://archive.feedblitz.com/185960/~3999051

otro estupendo ejemplo de diálogo entre marca y consumidor.

Jaime dijo...

No conocía lo de Amazon Crossing, muy buen ejemplo, me ha encantado.

Escribe tu comentario:

Gracias por dejarnos tu opinión. ¡Nos interesa mucho!